Un blog de Universitat Politècnica de Valéncia, Campus de Gandia.

Instagram y el activismo medioambiental

Un estudio realizado por investigadoras del Campus de Gandia de la Universitat Politècnica de València (UPV) y la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) analiza el uso de imágenes recurrentes, como los memes comparativos, en la red social Instagram en relación con el activismo medioambiental, con el objetivo de entenderlas desde una perspectiva basada en mitos o narraciones, que proponen un modelo para percibir, comprender, juzgar y actuar en el mundo.

 

LLAMADA A LA ACCIÓN INDIVIDUAL

Las autoras del estudio son Sandra Martorell, experta en cultura visual del Campus de Gandia (UPV), Gemma San Cornelio Esquerdo, investigadora del grupo MEDIACCIONS de los Estudios de Ciencias de la Información y de la Comunicación de la UOC y Elisenda Ardèvol, catedrática de Estudios de Artes y Humanidades de la UOC.

De izquierda a derecha: Elisenda Ardèvol, Sandra Martorell y Gemma San Cornelio.

En su investigación, destacan que la mayoría de memes analizados realizan una llamada implícita a la acción individual como parte de una acción colectiva, con el objetivo de lograr un bien común.

“Las redes sociales están creando una forma distinta de activismo, en la que a las personas no les interesa estar tan implicadas con los movimientos sociales más tradicionales. Los nuevos modelos de activismo en las redes sociales apelan a la acción y a la responsabilidad individual para realizar una transformación profunda”, recalca San Cornelio.

NO CUESTIONA EL ORDEN SOCIAL

Las autoras explican que no se suele denunciar directamente a las instituciones o a las corporaciones que provocan daños en el patrimonio natural ni cuestiona de forma explícita el orden social establecido. De hecho, los memes ambientales suelen dirigirse a la persona y se centran en mensajes como el abordaje de los desastres ambientales a partir de la suma de acciones individuales.

De este modo, se consigue crear una imagen mucho más dramática que lleva implícita una resolución. “El uso de un modelo de narración mitológica para el cambio medioambiental a partir de memes en redes sociales, por un lado, contribuiría a la creación de nuevos espacios de participación ciudadana y, por otro, fomentaría la inteligibilidad de temas complejos a partir de un impacto visual conciso, promoviendo e invitando a la acción desde la emoción y la implicación personal”, explican las investigadoras.

“La utilización de este tipo de imágenes comparativas es un formato reiterativo que cumple su función de fácil reconocimiento, por lo que resultan muy efectivas, ya que, a pesar de mostrarse como informales e incluso chistosas, permiten abordar temas considerados serios y de primer orden en la agenda ambiental”, concluyen.

EL MITO COMO VERDAD FUNDAMENTAL

Esta investigación, que forma parte de un proyecto más extenso sobre el estudio del activismo medioambiental en Instagram, detalla que la estructura narrativa predominante en el activismo ambiental es el formato beforeafter (antes y después). Según las investigadoras, la intención de estas imágenes es mostrar los cambios en una situación específica expresando la idea de “mito” como una verdad fundamental y la enfrentan con el concepto de daño ambiental o fin del mundo.

“Nos centramos en Instagram, que es una plataforma que inicialmente nadie piensa que sea adecuada para el activismo, por su relación con las narrativas personales y el estilo de vida de los influencers. Sin embargo, esta red social tan visual está jugando un papel muy importante en el activismo ambiental”, añade San Cornelio, quien incide en que el contraste basado en una narrativa temporal con una proyección de futuro, que conlleva una relación de causa y efecto, suele provocar una valoración moral de cada individuo.

“Esta es una estructura muy homogénea que compara los aspectos temporales sobre la base de una economía del lenguaje muy clara a la hora de elaborar los mensajes que desea comunicar. Gracias a esta dualidad, se consigue mandar un mensaje muy directo capaz de llegar a mucha más gente, lo que incrementa su impacto en el público”, subraya la investigadora de la UOC.

 

Más información: Ardèvol, E., Martorell, S., & San-Cornelio, G. (2021). Myths in visual environmental activism narratives on Instagram. [El mito en las narrativas visuales del activismo medioambiental en Instagram]. Comunicar, 68, 59-70. https://doi.org/10.3916/C68-2021-05

 

Fuente de las imágenes: Revista Comunicar https://doi.org/10.3916/C68-2021-05


Fuente: Sandra Barrancos, Área de Comunicación UPV

 < Entrada anterior 
 Entrada siguiente > 
Facebook
Twitter
YouTube
LinkedIn
Instagram
RSS
Flickr
SlideShare
mujeres y ciencia Setmana de la Ciència comunica2 Diario de un científico en Nueva York prodcient_cst_proveta