Un blog de Universitat Politècnica de Valéncia, Campus de Gandia.

Escape Rooms para experimentar en las aulas

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Un proyecto internacional en el que ha participado la profesora e investigadora del Campus de Gandia de la Universitat Politècnica de València (UPV), Sandra Martorell, ha desarrollado escape rooms educativos para implementarlos en las aulas.

En primer lugar, explicaremos qué es un escape room. Seguro habéis realizado alguno. Por toda la Comunidad Valenciana y en general en España hay muchas empresas que muestran este tipo de desafíos. Los escape rooms son una forma de entretenimiento donde un grupo de personas tiene que conseguir un objetivo determinado, casi siempre es descubrir un acertijo o intentar escapar de una habitación. Todo ello con un tiempo limitado. Sandra Martorell afirma que- “existe un interés creciente en su uso pedagógico, ya que generan gran motivación para la resolución de problemas, contribuyen a desarrollar el pensamiento lateral, incentivan la colaboración y permiten que las personas participantes aprendan mediante la exploración y la experimentación.”

De esta forma aparece School Break. Proyecto internacional Erasmus +. En el proyecto participan diversas investigadoras e investigadores en los equipos de varias instituciones europeas: Pädagogische Hochschule Freiburg, Durham University, Archivio della Memoria, Limerick Institute of Technology, la Universitat Oberta de Catalunya y The University of Applied Sciences and Arts of Southern Switzerland.

El proyecto busca una mejora en el aprendizaje, las habilidades comunicativas, la creatividad, la toma de decisiones y la resolución de problemas, pero realizando estas tareas de una forma diferente, y lúdica que fomente el interés del alumnado.

Sandra Martorell forma parte del equipo de trabajo de España, donde señala- “hemos creado varios escape rooms en torno a tres temáticas distintas: las migraciones, el movimiento LGTBIQ+ y la creatividad. Consideramos que son temas muy candentes y de gran importancia en el siglo XXI y que, en cambio, no tienen el espacio en el currículum escolar que merecen, el cual está más enfocado a otras materias. Urge hablar de estos temas, aunque no sean como las matemáticas o las ciencias naturales, porque son necesarios para crecer en el respeto y en valores.” Por este motivo, los escape rooms están destinados a jóvenes entre 12 y 18 años, consideradas unas edades críticas a la hora de aprender y adquirir determinados conocimientos y valores.

Y no solo es posible utilizarlos en primaria, secundaria y bachiller, también se podría utilizar en la Universidad. Se puede ver un ejemplo en el LabEscape, una sala temática de física cuántica, dirigida por el Departamento de Física de la Universidad de Illinois

Pero, ¿en qué consisten estos juegos?

Conviene indicar que su nombre técnico no sería “escape room” sino breakouts, ya que en realidad no hay como tal una sala física de la que escapar, sino que se plantean como juegos de mesa cuya finalidad sería abrir una caja cerrada con varios candados.

En la fase de diseño de las distintas pruebas, algo fundamental, más allá de los acertijos, es la narrativa en torno a la que gira el juego, así como hacer partícipe al alumnado de la historia, que no la vean como ajena, sino que a la hora de redactar las pruebas las planteemos como si ellas y ellos fueran los protagonistas, de forma que el problema les ataña directamente, involucrarles.

Por último, Sandra Martorell destaca que se han creado tanto versiones físicas como online de los breakouts, los cuales se acompañan de una guía con toda la información, para que cualquier profesora o profesor pueda implementarlos en sus clases. En esta guía para el profesorado además de las pruebas se trabaja el tema, ya que no basta con jugar, sino que después del juego conviene entablar una conversación con el alumnado, con el fin de cerrar la sesión desde un punto de vista lúdico, educativo y crítico.

Además de los breakouts desarrollados por el equipo español, también están los de los equipos de los otros países. En total, más de una veintena para diferentes franjas de edad, y en idiomas como el español, catalán, inglés, italiano, francés y alemán, con lo que puede ser también una buena opción para las asignaturas de idiomas.

Para más información se puede consultar la página web del proyecto: http://www.school-break.eu/escape-rooms


Judit Férez Bautista

Doctoranda de la Universitat Politècnica de València

 < Entrada anterior 
 Entrada siguiente > 
Facebook
Twitter
YouTube
LinkedIn
Instagram
RSS
Flickr
SlideShare
mujeres y ciencia Setmana de la Ciència comunica2 Diario de un científico en Nueva York prodcient_cst_proveta i+d+i