Un blog de Universitat Politècnica de Valéncia, Campus de Gandia.

Impacto del COVID-19 en la industria del turismo

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

El mundo está patas arriba. Estábamos confiados en nuestros trabajos, con la libertad de desplazarnos a cualquier lugar y estar con nuestras familias y amigos a nuestro antojo, pero ahora todo esto ha cambiado a raíz de la pandemia que estamos viviendo. El mundo se ha parado, los viajes han acabado y el turismo ha dejado de existir.

Como turistas, lo primero que nos embarga es la incertidumbre. Mucha gente, puede que incluso nosotros mismos, tenía un viaje planificado que de repente se ha cancelado. Existe incertidumbre sobre la recuperación del dinero pagado y sobre la fijación de nuevas fechas. Algunas empresas turísticas facilitan la cancelación gratuita de las reservas realizadas por sus clientes. Otras permiten solicitar un bono por importe del servicio no disfrutado. Los transportes se han reducido a la mínima expresión y muchos se han ofrecido a transportar material sanitario o a cubrir desplazamientos a los hospitales de forma gratuita. Las agencias de viajes han dejado prácticamente de tener actividad. Los museos y exposiciones han lanzado en abierto la posibilidad de realizar visitas virtuales. Muchos congresos se han cancelado o han cambiado a la modalidad virtual. Los hoteles se han clausurado, aunque algunos, sobre todo en las grandes ciudades, se han medicalizado para atender a pacientes o sirven para alojar a sanitarios. Los bares y restaurantes han echado el cierre salvo los que tienen servicio a domicilio, prestando algunos de ellos sus servicios a colectivos desfavorecidos.

Las cifras del sector turístico han sido hasta ahora positivas y con tendencia mayoritariamente creciente antes de la pandemia. Por ejemplo, en febrero de 2020 España fue visitada por 4,4 millones de turistas internacionales, un 1% más que en febrero de 2019 (Frontur, 2020); el gasto total de los turistas internacionales que visitaron destinos españoles en febrero aumentó un 1,2% respecto al mismo mes en 2019, aumentando también un 5,3% respecto al mismo periodo el gasto medio diario (Egatur, 2020). En términos globales, según el INE, la aportación del turismo al PIB de 2018 equivaldría al 12,3% del total, un porcentaje importante sobre el global teniendo en cuenta que este indicador recoge todos los bienes y servicios producidos en España en un determinado periodo. En cuanto al empleo, World Travel & Tourism Council (2019) calculó un total de 2,8 millones de empleos en el sector. Pero ahora todas estas cifras han cambiado por completo en el nuevo entorno en el que nos movemos.

¿Cómo va a afectar esta pandemia a las empresas turísticas? No lo sabemos. Según Exceltur (2020), el sector perderá 55.000 millones de euros en España, esto es, una reducción del PIB turístico del 32,4%, sufriendo la Comunidad Valenciana aún una mayor reducción, del 33,6%. No obstante, vista la experiencia de la crisis económica de 2008, con la que algunos comparan lo que va a suceder a nivel económico una vez resuelta la crisis sanitaria, sabemos que el turismo se recuperó antes que otros sectores y que aportó riqueza al país mejorando los resultados en el PIB y en la creación de empleo (Cuenta Satélite del Turismo, 2017). En cualquier caso, la recuperación de la actividad en el sector turístico y de la economía en general dependerá fuertemente de las políticas públicas fiscales (posponer o reducir impuestos, por ejemplo) y de las acciones encaminadas a facilitar el acceso al crédito para no perder liquidez, entre otras.

El escenario actual es excepcional y queda mucho por saber, por estudiar, por analizar. La profesora Cristina Santandreu está tutorizando junto a Lourdes Canós el Trabajo Final del Grado en Turismo, de la estudiante Paula Ribes Noguera, titulado “Análisis del impacto de la COVID-19 en el turismo español”. Esperamos con estos resultados aportar un granito de arena para la comprensión de lo que está sucediendo. Deseamos que vuelva la libertad y el turismo renazca más fuerte que nunca. En esta situación extraordinaria, una de las cosas de las que nos hemos dado cuenta es de lo valiosas que son las experiencias que vivimos al viajar, con las que tenemos que seguir soñando y a las que no debemos renunciar.


Lourdes Canós Darós

Profesora e investigadora del Departamento de Organización de Empresas en el Campus de Gandia

 < Entrada anterior 
 Entrada siguiente > 
Facebook
Twitter
YouTube
LinkedIn
Instagram
RSS
Flickr
SlideShare
mujeres y ciencia Setmana de la Ciència comunica2 Diario de un científico en Nueva York prodcient_cst_proveta i+d+i